Quiero plasmar en mis lienzos, casas, fachadas antiguas en la que habitaron personajes ilustres, héroes, escritores y refugio de artistas… quiero rescatar la identidad de un barrio de una ciudad histórica  donde descubro nuevos gestos hermosos y liricos del tiempo, las persianas de los balcones florecidos por recuerdos y silencios bajo esas pestañas en entristecidos sueños, los anchos soportales, también quiero rescatar en mis pinturas el viejo canto del rio. Entre rejas y pasillos y persianas amantes de atardeceres.

Quiero salvar el barrio porque fui nativo, porque fue musa de mi inspiración porque fue sangre de mi alma, porque encontré la paz verdadera, el amor fraterno, la seguridad y la alegría de vivir.

Porque para pintar estas vetustas casas tienes que quererla . Una vez que logras quererla de inmediato sin darte cuenta la muy coqueta te enamora entonces en ese punto se vuelve inevitable llegar a amarla…. Y en mi imaginación el barrio las peñas de Guayaquil significa libertad, por eso la pinto para sentirme redimido.