Federico Gonzenbach,  es un artista cristiano, es un artista que conoce al hombre y que es capaz de entrar detras de la piel hasta la parte psiquica,para pintar los rostros sacros ;que reflexiona, que reza, que medita, que espera, que contempla, y en donde la ternura y la compasion afloran actitudes y gestos intimos .

En él se concretizan una verdad sin camisa de fuerza: que es un pintor que cree y que ama lo que cree.

Gonzenbach, hace pintura desde su teologia tan viva y tan cierta, que a veces cuesta muchisimo alcanzarla y entenderla .

Les aseguro que el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda el solo; pero si muere da abundante cosecha.

Gonzenbach ,con estas pinturas tiene bastante para vivir honradamente en el tiempo y en  la historia. Estoy mas que seguro que alguien escribira su vida, y a los niños para quienes debe ir diriguido les den ganas de pintar un rostro divino.

Padre:  Hugo Vasquez Almazan